Objetivos-1(1)

Nuestro objetivo principal es mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de salud mental en los ámbitos familiar, social, emocional y laboral. Para conseguirlo, nuestra misión se centra en ser portavoces en primera persona y defender los derechos e intereses de nuestro colectivo, ante las diferentes administraciones y en foros locales, autonómicos, nacionales e internacionales, así como en todos aquellos ámbitos y lugares donde se decidan las estrategias y actuaciones en salud mental. Para lograrlo tenemos también diversos objetivos más específicos:

  • Defender y reivindicar una mejor asistencia socio-sanitaria.
  • Compartir objetivos, estrategias y problemáticas, así como intercambiar experiencias, proyectos, información y actividades entre todas las asociaciones andaluzas.
  • Desarrollar estrategias conjuntas para luchar contra el rechazo, la discriminación y el estigma social. 
  • Denunciar las situaciones que resulten discriminatorias para las personas o colectivos afectados por problemas de salud mental.  
  • Favorecer el asociacionismo entre los usuarios y usuarias de los servicios de salud mental y ex-usuarios/as. 
  • Fomentar la participación social de las asociaciones, así como cualquier otra finalidad de promoción, fomento, desarrollo y defensa de la salud mental y de las personas con diversidad mental, con discapacidad reconocida legalmente o no.
  • Denunciamos las situaciones discriminatorias para las personas o colectivos afectados por enfermedad mental.
Objetivos 1
 “Nada sobre nosotros sin nosotros”

Ser protagonistas en la toma de decisiones que nos afectan es una de nuestras demandas y reclamamos a las administraciones que oiga nuestra voz como primeros interesados y expertos por derecho propio en todo lo relacionado con la salud mental. Luchar contra la invisibilidad que hemos sufrido durante mucho tiempo, desplazados de la sociedad a la que pertenecemos, es una prioridad para EN PRIMERA PERSONA.

“Nada sobre nosotros sin nosotros” es uno de los lemas del movimiento asociativo europeo de usuarios y usuarias, que también hacemos nuestro, invirtiendo la famosa máxima del despotismo ilustrado “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Junto a este “olvido histórico” de la figura y los derechos de las personas con problemas de salud mental, hay evidencia de que a través del movimiento asociativo de usuarios, las personas con un nivel relativamente alto de apoyo social “informal”, presentan síntomas psicológicos y físicos de menor intensidad e índices de mortalidad también menores, que las personas con bajo nivel de apoyo social informal.

 Paradigma de la recuperación

El enfoque de la Recuperación plantea que las personas no se recuperan solas, sino que el proceso de recuperación está relacionado con la capacidad de disfrutar del desempeño de un rol social que tenga sentido y satisfaga a la persona, formando parte de la sociedad activamente, a través de la construcción de un proyecto de vida, independientemente de la evolución de sus síntomas o problemas. Las asociaciones jugamos un papel clave en este sentido.

Las asociaciones de personas directamente afectadas por problemas de salud mental somos una de las principales formas de inclusión social de estas personas, por diversas razones:

  • objetivos-2Salimos del aislamiento para formar parte de un grupo visible en la sociedad.
  • Establecemos relaciones sociales de igualdad, donde a la persona se nos considera persona por encima de nuestra situación de salud.
  • Tenemos un espacio donde poder expresar con libertad nuestros intereses y deseos.
  • Aportar nuestra opinión donde ésta pueda ayudar a otras personas.
  • Da la oportunidad de ser activos, tener un papel, una función, en resumen, un rol activo como ciudadanos y ciudadanas.
  • Reconocemos cuáles son nuestras habilidades, y cómo podemos expresarlas.

El movimiento asociativo de usuarios y usuarias con enfermedad mental está todavía dando sus primeros pasos en España, ya que no existen muchas asociaciones autogestionadas, apenas en algunas comunidades autónomas. Esta situación de dispersión y debilidad impide que podamos reivindicar nuestros derechos con fuerza. Por ello, esta iniciativa andaluza es una de las más relevantes en el panorama nacional de la salud mental. En otros países europeos, las asociaciones de usuarios y usuarias sí cuentan con una cohesión y una experiencia dilatada. Para las administraciones públicas y organizaciones privadas representan interlocutores cualificados y necesarios en todo lo referente a este campo.