Participamos en el proyecto de formación “Peer2Peer”

Comments 0
20/05/2014

En la Federación de Asociaciones de Usuarios de la Salud Mental ‘En Primera Persona’ estamos muy ilusionados de participar en este proyecto de formación Peer2Peer y realmente esperanzados en que sirva para crear puestos de trabajo voluntarios o remunerados entre los supervivientes de la salud mental a nivel español y europeo. El que se creen puestos de agentes de apoyo mutuo en los equipos de salud mental u otras organizaciones supondría un avance importantísimo para que el enfoque de recuperación en salud mental llegue a usuarios  y profesionales de forma efectiva, en la práctica diaria.

            La primera vez que tuvimos que expresar el concepto de peer support en salud mental en castellano lo tradujimos como apoyo mutuo entre iguales. Es importante para nosotros el hacer hincapié en la expresión ‘entre iguales’ ya que es parte indispensable para que el apoyo mutuo sea tal cosa. Cuando decimos ‘entre iguales’, en el marco de la salud mental, nos referimos a personas que han pasado por experiencias similares tanto en cuanto a la enfermedad mental como a las consecuencias sociales derivadas de esta: estigma social, discriminación, abusos en servicios de salud mental, tutelaje por parte de familiares y profesionales, problemas de empleo, aislamiento, rechazo, etc. Desde nuestro punto de vista el apoyo mutuo entre iguales implica ante todo el formar un espacio donde poder escucharnos a nosotros mismos y a los demás con libertad, donde no tener que explicar demasiado lo que sentimos cuando estamos deprimidos o psicóticos o sin empleo o tutelados o experimentamos abusos por parte de profesionales de la salud mental. Un espacio donde compartir experiencias y recursos sin que nos hablen en un lenguaje clínico, ni terceros nos digan lo que nos conviene o deja de convenir. Desde este punto nos apoyamos unos a otros con el objetivo de elaborar recursos útiles a fin lidiar con los problemas de salud mental y construir un camino, personal y común, a fin de convenir en realidad nuestras esperanzas y aspiraciones; en definitiva avanzar en el camino de la recuperación y salir del aislamiento.

            Hoy en día podemos hablar de dos formas de llevar esta tarea a cabo que, para nosotros, son complementarias. La primera es a través de grupos de apoyo mutuo, generando un espacio colectivo donde practicar el apoyo mutuo entre iguales, sentirnos parte de una comunidad donde somos escuchados y recibimos el apoyo de nuestros iguales y donde respondemos de forma reciproca a las necesidades del grupo y sus componentes de forma individual. Esta es la estrategia que cualquier grupo humano y animal pone en práctica cuando se sienten en peligro o deben emprender una tarea que les afecta en conjunto. En las distintas asociaciones de usuarios de la Federación ‘En Primera Persona’ hemos creado durante los últimos años Grupos de Apoyo Mutuo, tanto en unidades de salud mental como en el seno de las asociaciones, y suponen para nosotros el foro idóneo para que las personas que se van incorporando a nuestras organizaciones tomen conciencia de su enfermedad, se enriquezcan de los conocimientos de los compañeros y se empoderen. Muchos de ellos, aparte de mejorar sus vidas, se implican en el trabajo de nuestras asociaciones, nuestra federación y el movimiento de usuarios.

            La segunda forma de poner práctica el apoyo mutuo entre iguales se asemeja al llamado mentoring, donde un usuario experimentado ejerce, de forma individual, de mentor ante otro usuario que no ha desarrollado todavía sus capacidades y estrategias para lidiar con los problemas de salud mental y todas las implicaciones personales, sociales y sanitarias que conlleva.

Este modelo de apoyo mutuo también esta presente en nuestras asociaciones, pues allí donde no existe un grupo de apoyo mutuo es esta la relación que se suele dar entre los miembros de nuestras asociaciones. De una forma más estructurada, en algunas localidades, ‘supervivientes’ de nuestra federación participan de forma voluntaria cubriendo roles similares en equipos comunitarios de salud mental. Si bien, en estos casos, la relación es reciproca y beneficiosa tanto para el mentor como para la otra persona, también es cierto que supone un  desgaste personal y emocional mayor que si se reparte el trabajo entre los componentes del Grupo de Apoyo Mutuo. Desde nuestra Federación creemos que ambos acercamientos al apoyo mutuo entre iguales son complementarios, y que una relación peer to peer individualizada es muy positiva como primer paso, empoderando y dotando de recursos al usuario menos experimentado para mejorar su calidad de vida de forma que pueda participar y beneficiarse efectivamente del trabajo de un grupo de apoyo mutuo mas adelante. Porque, no lo olvidemos, vivimos todos en una comunidad y las medidas individuales pueden solventar un problema circunstancial; pero no dotan de herramientas permanentes a las personas para mejorar su entorno y la comunidad en que viven. Los grupos de apoyo mutuo, las asociaciones, los Clubhouses, las federaciones de usuarios; si son comunidades y pueden construir herramientas de apoyo mutuo y de defensa colectiva estable. Es por ello vemos la formación de ‘agentes de apoyo mutuo’ como algo fundamental y el medio idóneo para hacer llegar al grueso de los usuarios de la salud mental los valores y la práctica de ‘Recuperación’, así como el facilitarles el poder sumarse o crear proyectos estables de apoyo mutuo en la comunidad que, como ha probado la experiencia en los últimos 30 años, resultan clave a la hora de prevenir recaídas y ayudar en la inserción social y laboral de nuestro colectivo.

Programa-Leonardo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Trece − cinco =